Metafísica para principiantes (V): Ejercicio práctico : Verdad, Bondad y Belleza

martes, 17 de abril de 2007

Metafísica para principiantes (V): Ejercicio práctico

Hoy te voy a proponer que hagamos un ejercicio práctico muy simple. Su objetivo es comprobar en nosotros mismos las verdades metafísicas que hemos compartido hasta ahora. ¿Es mucho pedirte que dediques diez minutos a algo que puede mejorar tu vida? Yo creo que no. Máxime teniendo en cuenta que en tu vida vas a tener más de cuarenta millones. O sea, que no me vale la excusa de que no tienes tiempo. Sabré que me estás mintiendo y debo de advertirte que yo soy muy malo para las peleas. Pero en fin, está en tu mano tomar o rechazar las enseñanzas que todos los martes estamos aprendiendo.

Puedes coger papel y boli, o si lo prefieres escribir en un documento de Word, aunque te sugiero la primera opción pues siempre es más personal. En dicho papel vas a escribir las creencias con que has crecido, aquéllas que llevas más arraigadas en ti. Creencias sobre la vida, los demás y por supuesto también sobre ti mismo. Voy a ponerte un ejemplo:

  • Ganar dinero es muy difícil, requiere un sacrificio enorme
  • Nadie trabaja en aquello que le gusta
  • Nunca podré enamorar a la persona que quiera
  • Tengo que ser realista y renunciar a mis sueños
  • Los demás están mucho más capacitados que yo
  • El matrimonio es un error pues mis padres se divorciaron

Si observas detenidamente tu vida, verás que tus creencias responden exactamente a tus experiencias, ni más ni menos. Si en tu familia ha habido problemas económicos, se ha trabajado en lo que no se quería, el amor ha brillado por su ausencia o te han acomplejado, es normal que tengas unas creencias muy negativas. El problema radica en que esas creencias lo único que hacen es reforzar tu actual situación vital. Cuantas más experiencias negativas sufres, más creencias negativas tienes, y por tanto atraes más experiencias negativas, que te hacen tener unas creencias todavía más negativas, y cuanto más negativas son esas creencias... ¿Lo ves? Entras en un círculo vicioso. Porque en realidad es un vicio. Nos hemos acostumbrado a que nuestras experiencias condicionen nuestras creencias, y no sabemos salir de ahí; es más, incluso nos resulta masoquistamente placentero.

Pero hay que salir de ahí. Hay que salir de esa interminable espiral de autocompasión. Y puedes hacerlo si te lo propones firmemente. Debo confesarte, amigo lector, que te tengo cariño. Sé que estás ahí, y sólo por ti ya compensa el esfuerzo de mantener este blog. Por eso nada me agradaría más que saber que estas páginas, escritas en una esquina perdida de Internet, te puedan servir para ser un poquito más feliz, con eso me conformaría. Pero no te vayas ya, que aún no hemos terminado y todavía sobran minutos de tu valiosísimo tiempo. Te puedo garantizar que no podrás gastarlo en nada mejor que en esto.

La segunda parte de este ejercicio práctico consiste en escribir, en tiempo presente, aquello que deseamos para nuestra vida. Siguiendo con el ejemplo anterior, sería como sigue:

  • Gano dinero con mucha facilidad
  • Trabajo en lo que más me gusta
  • Puedo conquistar a quien quiera
  • Alcanzo todos mis sueños
  • Estoy tan capacitado como el mejor
  • El matrimonio es algo maravilloso

Es muy importante que lo escribas en presente. Ni se te ocurra decir “ganaré dinero..., trabajaré..., podré conquistar..., etc". Así el Universo jamás te obedecerá. Si lo planteas en futuro, siempre estará en el futuro y por tanto nunca lo alcanzarás. El Universo obedece a pies juntillas a todo lo que le pides, siempre y cuando lo hagas bien. Ya sé, ya sé. Eso de que el Universo concede nuestros deseos te suena a Matrix, ¿verdad? Pues te puedo asegurar que la ciencia ya está demostrando que todo lo que te estoy descubriendo es cierto. Los seres humanos somos como antenas, que permanentemente recibimos y emitimos señales. ¿Por qué crees que decimos a menudo “esto me da buenas vibraciones” o “esa persona me da malas vibraciones”?

Por eso es tan importante que cuides tus creencias, pues las emites al Universo, 24 horas al día vía satélite. Y cuando digo al Universo me refiero a tus padres, tu novia, tus profesores, tus vecinos, etc. Pero ojo, que ellos también emiten sus creencias, y tú las detectas. ¿O acaso no te ha pasado alguna vez que, nada más conocer a una persona, te ha caído bien o mal sin saber muy bien el motivo? Todos emitimos nuestras creencias en forma de vibraciones y, por supuesto, también recibimos las de nuestro entorno. Por eso si tú logras con constancia cambiar tus creencias, lograrás automáticamente mejorar tu vida, porque empezarás a atraer lo bueno que deseas para tu vida. Plantea permanentemente tus deseos en tiempo presente, aunque te parezca una tontería. Piénsalos y siéntelos en todo momento como si ya fuesen realidad. Si actúas así de ahora en adelante, te juro que éstos habrán sido los diez minutos más beneficiosos de toda tu vida.

7 COMENTARIOS:

Anónimo dijo...

Muy pero que muy interesante. Yo he dedicado el tiempo que me indicabas y me he dado cuenta de los muchos círculos viciosos que he creado en mi vida. Hace falta fuerza de voluntad para salir de las visiones negativas, pero lo que más falta hace es saber reconocer que lo son y cómo lo son, que es para lo que das tú las pautas. Muchas gracias. TANA

Anónimo dijo...

La mente es la que mueve el Universo, pero sobre todo la voluntad del ser humano para lograr aquello que más desea. Es sabido que, cuanto menos luchas por tus ilusiones y afanes, menos consigues. Si a esto le añadimos que el Universo se mueve según los impulsos y dictados de nuestros pensamientos, es fácil discernir la dinámica que debemos adoptar para ver cumplidos nuestros sueños. Profesor Sibelius

Anónimo dijo...

como siempre te digo, me resulta casi imposible pensar que puedo conseguir todo lo que quiero. tendre que ponerme al tema porque me parece genial, siempre que lo consiga claro. Ya veo que es cuestion de paciencia ... Pirulo15

alicia dijo...

Quiero que todo el mundo sepa, que yo, Alicia, tengo el trabajo que siempre he soñado, que viajo donde quiero, y me rodeo de las mejores personas. Soy feliz.
XD

Anónimo dijo...

Muy interesante de hecho llevo un año con el tema de la metafisica y se me han cambiado muchas cosas me encanta y me siento como pez en el agua pero no por eso tenemos todo es constante y a cada segundo se trabaja para ser feliz Dios los bendiga

Anónimo dijo...

excelente

Anónimo dijo...

GRACIAS HERMANO QUE EL UNIVERSO TE BENDIGA